Rinitis alérgica: La alergia de muchos

Rinitis alérgica

Las alergias son estados de malestar que todos hemos experimentado alguna vez en nuestras vidas. Este tipo de sensación aparecen como una respuesta de nuestro sistema inmune ante una sustancia extraña y ajena a nosotros.  Por ejemplo, si alguna vez has sentido síntomas del resfriado común, aun sabiendo que no estás enfermo, lo más probable es que haya sido una alergia y lo más probable es que haya sido rinitis alérgica.

El sistema inmune produce anticuerpos especializados en detectar si algún agente externo que entra a nuestros cuerpos es dañino. Sin embargo, en ocasiones a pesar de no ser así, nuestro sistema produce reacciones que se manifiestan en nuestro cuerpo. Aunque algunas alergias pueden ser bastante peligrosas e incluso, mortales, otras tan sólo provocan un malestar temporal en nuestro organismo.

Cuando pensamos en el tipo de alergias que se asemejan a los síntomas del resfriado común, estamos hablando de un tipo de alergia llamada:

Rinitis alérgica (conocida popularmente como la “fiebre del heno”)

¿Qué es la rinitis alérgica?

Esta consiste en una reacción a los alérgenos en interiores o al aire libre. Estos alérgenos suelen ser elementos comunes que encontramos en nuestra vida cotidiana.

La rinitis alérgica se manifiesta principalmente en estornudos, secreción nasal, picazón en los ojos y enrojecimiento (en ocasiones, conjuntivitis), congestión en los senos nasales, tos, piel hinchada particularmente en el rostro (por debajo de los ojos y alrededor de la nariz), fatiga e inflamación de la garganta. Debido a esto, suele confundirse con la gripa.

Cuando pensamos en las alergias que se asemejan a los síntomas del resfriado común, hablamos de un tipo de alergia llamada:

Rinitis alérgica o  “fiebre del heno”.

¿Que produce la rinitis alérgica o fiebre del heno?

Los alérgenos más comunes que producen la rinitis alérgica o fiebre suelen ser:

  • Polvo
  • Polen
  • Moho
  • Pelo
  • La caspa de las mascotas
  • Plumas
  • Ácaros

Algunos factores estacionales también pueden producir la fiebre del heno, como el polen de los árboles durante la primavera, o el del césped, que es más común en el verano. Por otra parte, los ácaros del polvo y la caspa de las mascotas son alérgenos que suelen estar presentes todo el año y empeoran al estar en espacios cerrados y durante el frío.

Sin duda alguna, la peor consecuencia que tiene la rinitis alérgica es que afecta nuestro desempeño escolar y laboral, debido a que los síntomas son molestos y evitan nuestra concentración y productividad. En casos severos, la fiebre del heno hasta puede provocar inasistencias al trabajo.

En Gare Limpieza, nos especializamos en mantener tu espacio laboral libre de cualquier agente que pudiera causarnos alguna alergia. Somos expertos en brindar el mejor servicio de limpieza a todo tipo de oficina. ¡Conócenos!