Ventajas de decorar el lugar de trabajo

decorar el lugar de trabajo gare limpieza

El lugar de trabajo es el espacio donde las personas pasan el mayor tiempo del día. Por ello, es importante que se encuentren en condiciones agradables, que tengan un buen ambiente en la empresa y que incluso estén cómodos. La comodidad en el trabajo va desde una silla confortable, un lugar de trabajo limpio y ordenado, hasta algunos elementos decorativos personales.

Beneficios de decorar el lugar de trabajo

  • La productividad aumenta hasta un 32% cuando las personas pueden decorar su lugar.
  • Los trabajadores se muestran más felices e incluso, más saludables.
  • Tener elementos personales causan un estado de familiaridad y seguridad, por lo que lograr la concentración es más fácil.
  • Los elementos para decorar el lugar de trabajo son un estímulo para la comunicación entre colaboradores.
  • Tener fotos de familia, música (en audífonos) y plantas en el lugar de trabajo incrementa la motivación, y por lo tanto, la productividad.

Claro está que, dentro de las libertades que puede dar un directivo en este aspecto, debe haber ciertos límites. Por ejemplo, no colocar imágenes o mensajes que vayan en contra de los valores de la empresa. Y que la decoración no dañe los espacios de trabajo.

Sin embargo y a pesar de los límites que pudieran establecerse, los directivos en ocasiones piensan que decorar el lugar de trabajo puede disminuir la productividad de las personas.

Desventajas de decorar el lugar de trabajo

  • Se cree que tener fotos de familia, juguetes pequeños o detalles decorativos pueden distraer a los empleados.
  • Tener fotos, colores, juguetes y plantas “por todas partes” da un aspecto de poco orden y afecta la imagen de la empresa.
  • Hay una responsabilidad mayor al tratar de cuidar estos elementos.
  • El exceso de decoración en los escritorios genera más acumulación de suciedad y promueve el desorden en los espacios.

Todos estos puntos son válidos. Sin embargo, hay que poner en la balanza lo más importante: el bienestar de los empleados y la imagen de la empresa. Lo mejor es llegar a un equilibrio: permitir algunos elementos y cuidar el orden a través del mismo orden que tenga la empresa.

Sería bueno, por ejemplo, incentivar a los empleados a tener un lugar ordenado aún con decoración. Además, realizar actividades de limpieza constante, invitándolos a desechar papeles y objetos que ya no usen.

Asimismo, hay que tener en cuenta que las condiciones del ambiente en cierto espacio tienden a reproducirse. Es decir, si el edificio no cuenta con el orden y la limpieza adecuados, es fácil que las personas dejen de darle importancia a estos aspectos.

Es por esto que las empresas son las principales responsables de que sus colaboradores mantengan el orden y la limpieza. ¿Cómo? Facilitando espacios limpios y agradables.

En GARE ofrecemos programas de limpieza y control de olores personalizados a las necesidades de cada empresa. Si deseas mayor información sobre nuestros servicios, contáctanos.