Oficina pet friendly: los pros y contras

Actualmente, hay varias empresas pet friendly que permiten el acceso no solo a su personal, sino también a sus mascotas. Para algunos, llegar al trabajo y ser recibido por una manada de perritos juguetones suena ideal.  Pero para otros, no tanto. 

Si estás considerando implementar una política pet-friendly en tu oficina, hay varios aspectos que debes considerar. Lo más importante es saber cómo se sienten los empleados al respecto, ya que ellos son los que serán más afectados por esta decisión. También es importante considerar si las reglas de tu edificio o parque corporativo lo permiten. Una vez que tengas eso resuelto, piensa en los pros y los contras de adoptar una oficina pet-friendly.

Beneficios: 

Para los amantes de los animales, las mascotas son una excelente manera de aliviar la tensión y monotonía de la vida oficinista. La presencia de las mascotas promueve una cultura laboral mucho más amigable, productiva y activa. Las personas no estarán sentadas trabajando en su escritorio todo el día, y tomarán descansos regulares para jugar e interactuar con las mascotas de la oficina. Esto ayuda a que limpien sus lagunas mentales y trabajen mejor.

Tener mascotas en la oficina también es ideal para mantener a los empleados más tiempo dentro del edificio. Muchos se preocupan de que dejan sus mascotas todo el día a solas en casa. Si las mascotas están con ellos en el trabajo, no sentirán esa presión constante de llegar a su hogar lo más pronto posible.

Contras:

Aunque hay muchas personas que son amantes de los animales, no todos sienten esa atracción por las mascotas. Para ellos, los animales pertenecen en su propio espacio, y todos sus ruidos e instintos pueden ser molestos. Esto es perfectamente válido, y debes considerar que, si hay empleados que realmente no les gustan estar con animales, se sentirán aislados por este nuevo aspecto de la cultura de tu empresa. También hay personas con alergias a perros y gatos.

Similarmente, los amantes de las mascotas se pueden distraer más de lo necesario. Entre tantas mascotas en la oficina, es difícil mantener la concentración y decirle “no” a sobarle la panza a ese perrito que te está haciendo ojos. También debes considerar las interacciones. Aunque muchos animales son agradables y tienen buen carácter, casi cualquier animal puede reaccionar negativamente si es provocado. Una mordida puede resultar en un posible problema legal.

Por último, los animales tiran pelo y también tienen accidentes. Si clientes potenciales llegan a tu oficina y huelen a orines, pelo de animal, y más, podrán pensar que están en una veterinaria y no en un lugar de negocios. Para evitar esto, te recomendamos tener un buen equipo de limpieza que mantenga tu oficina en óptimas condiciones.

Si decides implementar una oficina pet friendly, tenemos varios tips para ti, da click aquí

En Gare Limpieza, queremos que tu oficina muestre lo mejor de ti. Contáctanos.